Reducción de costes a nivel personal

La reducción de costes a nivel personal requiere analizar concienzudamente todos los costes en los que incurrimos y reducirlos de tal manera que sean menores a los ingresos que tenemos.

Analiza los costes que tienes que afrontar, tales como:

Alquiler

Si vives alquilado y el coste es muy alto considerando la caída de ingresos que te provocó la crisis, lo mejor es negociar con el dueño de la vivienda para rebajar el alquiler. En caso de no ser posible, plantéate la posibilidad de mudarte a un lugar más económico, bien sea porque esté más lejos del lugar deseado, sea más pequeño o menos lujoso. Lo recomendable es no pagar más del 30% de los ingresos en alquilar la vivienda, por mucho que nos guste vivir allí.

Hipoteca

Si tienes una hipoteca, revisa las condiciones financieras de la misma y trata de negociar con la entidad bancaria, un aumento del plazo, reducción de tasa de interés, etc.

En caso de no ser posible, estudia la posibilidad de subrogar tu hipoteca con otro banco, siempre que sea posible y te ofrezca mejores condiciones económicas.

Por ejemplo, en España, con la nueva ley hipotecaria de 2019, se facilita la subrogación de hipotecas, porque no se requiere hacer una nueva hipoteca con otro banco y está exenta del IAJD (Impuesto de los actos jurídicos documentados), así como parte de los gastos los cubre el banco de la nueva hipoteca. Para más información sugiero revisar el siguiente enlace:

https://www.kelisto.es/subrogacion-hipotecas

Es importante considerar los siguientes aspectos a la hora de elegir una hipoteca, entre los cuales están:

Tipo de hipoteca

  1. Fija: La tasa de interés es fija y no puede subir ni bajar. La ventaja es que vas a pagar lo mismo todo el tiempo, lo que reduce la incertidumbre. La desventaja es que generalmente los bancos ponen una tasa fija más alta que la variable y en los momentos actuales estarás pagando más que con una hipoteca variable y en el futuro cercano, próximos dos años, no se vislumbra un aumento de las tasas de interés en Europa y difícilmente en Estados Unidos
  2. Variable: Los tipos de interés pueden subir o bajar, lo que hace que la cuota también suba o baje. La ventaja es que, en caídas de tipos de interés, las cuotas son menores y cuando suben los tipos de interés las cuotas de la hipoteca se disparan, es decir, la incertidumbre es mucho mayor que en el caso de las hipotecas fijas
  3. Mixta: Es la peor hipoteca que puedes contratar en 2020 en Europa. La razón es que te ofrece un tipo fijo más alto, ahora que las tasas de interés están muy bajas y dentro de 10 años, cuando se espera que la economía vuelva a su ritmo de crecimiento y también las tasas de interés, entonces tendrás tipos de interés variable. Es decir, esta es la hipoteca donde los bancos ganan y tu pierdes, en el 99,99% de los casos

Plazo

A menor plazo, las cuotas que deberás pagar serán mayores, por lo que te será más difícil pagar y en caso de tener algún problema no podrás hacerlo. Consejo: Negocia el mayor plazo posible.

En algunos países como Venezuela, las hipotecas eran desde un mínimo de 15 años hasta un máximo de 25 años, por lo que los bancos siempre trataban de firmar por el mínimo y las personas debían buscar aumentar el plazo, lo más cercano al máximo.

En España, en general, las hipotecas se dan, desde que la solicitas hasta que cumplas 65 años y en algunos casos 70 años. Por ejemplo: si solicitas la hipoteca a los 30 años, entonces, generalmente tienes 35 años para pagarla y puede llegar a 40 años, con lo que las cuotas son menores

Inflación

En países de alta inflación, dado que la inflación aumenta los precios de forma sistemática, conviene tener una tasa a tipo fijo o una tasa a tipo variable, pero que la brecha entre la tasa de interés y la inflación no sea muy grande.

Por ejemplo, si la inflación es 35% y la tasa de interés es inflación + 2%, debes tratar de ajustar tus ingresos con la inflación o más para poder pagar tus cuotas. Si la tasa de interés es menor a la inflación, entonces cada vez te será más fácil paga la cuota

Servicios públicos

En la mayoría de los países, aunque no en todos, el agua y la luz son monopolios u oligopolios, donde el precio está prácticamente fijado bien sea por el gobierno o por las empresas, por lo que la reducción de costes viene por la reducción del consumo.

Agua: puedes reducir el consumo verificando que no haya fugas en tu casa y concientizando a todos los que viven allí para no malgastar el agua

Electricidad: se puede reducir el consumo, utilizando bombillas y electrodomésticos de bajo consumo y verificando que los apagas al terminar de usarlos

En general los mayores gastos vienen del teléfono sobretodo del móvil, la tarifa de internet y la televisión por cable.

Teléfono: En la mayoría de los países hay varias empresas y debemos comparar sus planes para buscar una, que ofrezca una tarifa y un servicio que se ajuste a nuestro consumo e incluso tratar de reducir el mismo para reducir nuestros costes. Eso sobretodo es importante en el uso del móvil, que es más costoso que el teléfono fijo, entre otras cosas porque la mayoría de las tarifas incluyen el uso de datos para navegar en internet, subir fotos, etc.

Internet: Debes evaluar si lo requieres para trabajo, ocio o para ambos. Dependiendo de lo anterior, debes contratar el servicio el cual se encarece, entre otros factores por: velocidad de subida y bajada de archivos, límite de datos mensual (los hay ilimitados) y confiabilidad del servicio, porque algunos tienen una señal de mejor calidad que otros. Lo mejor es comparar los precios de varias empresas con lo que podemos pagar y lo que requerimos para tratar de obtener la mejor relación precio valor. En algunos países, las empresas telefónicas venden paquetes que integran teléfono fijo, móvil, internet y televisión y en algunos casos puede ser beneficioso, pero es importante siempre evaluar nuestra capacidad adquisitiva y no mantener un gasto por encima de nuestras posibilidades.

Televisión por cable: Hay que evaluar la necesidad de este servicio, en comparación con su coste y nuestro nivel de ingresos para tomar una decisión. Sin embargo, en general, este es un coste que podemos suprimir o por lo menos reducir considerablemente, reduciendo el número de canales que podemos ver.

Movilidad

Si tienes vehículo propio (automóvil, moto, etc.) evalúa el coste total de tenerlo, mantenimiento, gasolina, seguro, pago del aparcamiento (estacionamiento) etc., y analiza si es absolutamente necesario tenerlo o puedes prescindir de el y de sus costes asociados.

Recuerda comparar esta reducción con el gasto en transporte público tanto en dinero como en tiempo y que la reducción de costes se logra como una sumatoria de factores, que se pueden reducir.

Seguros

automóvil, hogar, vida, defunción, salud, etc: los seguros suelen cambiar de precio con cada renovación y lo más recomendable es tener un asesor de seguros que nos podrá ofrecer diferentes alternativas y con excelentes prestaciones. Lo mejor de todo es que el asesor no incrementa el precio de la póliza, porque lo que cobra ya está incluido en su precio y si compras directamente a la aseguradora, ésta se queda con ese monto y tú te quedas sin ningún profesional que defienda tus intereses.

Anexo te envío un artículo que escribí a finales de Abril de este año, para mejorar los ingresos, que también creo que puede ser muy útil, en combinación con este.

Si necesitas algún tipo de información / asesoría adicional, totalmente gratuita, por favor, escríbeme a: atenció[email protected]

Estamos muy interesados en tus comentarios respecto a los artículos, cursos y toda la información del sitio. Gracias por comentar